sábado, 15 de octubre de 2016




IO NON SO PARLAR D´AMORE

.

Dijo este ragazzo de la Vía Gluck en la Arena de Verona - las paradojas de la vida - porque ahí fue donde el montesco Romeo tuvo el arrojo de enfrentarse a los capuletos de su amada Julieta, y decirles que ella sería su ángel más bello, por encima de todos los pueblos razas y credos.

¿La excusa para afirmar que él no sabía parlar d´amore? Pues que la emoción no tiene voz y además le faltaba un poco de aliento porque si ella estaba allí... había demasiada luz, y por eso su alma se expandía como una música de verano.

Entre sus brazos dormiría serenamente, aquello era muy importante por sentirse los dos tan de puta madre. Y así le daría ella otra vida que él seguro no conocía, y sería su compañera hasta el final de sus días. 

Hay quien dice que dos caracteres diferentes prenden en seguida y muy fácilmente. De eso no estoy muy seguro, aunque que sí sé que jamás con nadie me sentí más a gusto - le dijo él - y eso sí que lo juro.

.
PD. También me gustaría recalcar que aproximadamente hacia el minuto 2´40 de la grabación, cayeron sobre la arena de Verona dos preciosos luceros, que hasta entonces habían estado brillando en lo más alto del cielo. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario