sábado, 24 de diciembre de 2016




SE ROBARON LAS FRASES

.
Estas se las robó un amigo mío a una prima que tenía en Cuenca, sin que ella se diera cuenta, una plácida noche de luna mientras se miraban a los ojos con demasiada ternura. Aunque no sé yo si la ternura pueda ser alguna vez considerada como... demasiada.

&&&&&

"Transcurrida esta larga etapa de mi vida, he aprendido que los amores pueden llegar por sorpresa y permanecer, aunque pueden también acabar lo que dura un atardecer. Además observé que grandes amigos pueden volverse grandes desconocidos y que, por el contrario, un desconocido puede convertirse en alguien más que inseparable conocido.

Me di cuenta a la vez que el "Nunca más" casi nunca se cumple, y que el "Para siempre" casi siempre termina. Que el que arriesga no pierde nada y el que no arriesga gana todavía menos que nada. 

También pude aprender que si te interesa una persona... ¡búscala, no te la dejes! porque mañana puede que en el amor ya seas un hereje. Noté que el sentir dolor es algo inevitable, pero sufrir... lo que se dice sufrir, si no eres demasiado imbécil, debes saber que es opcional. Pero sobre todas las cosas he aprendido que de nada sirve seguir negando lo que es tan evidente. Quizás para coger un poco de aire solamente, ese respirito".

&&&&&

Pero entre aquel embeleso, mientras una frase le robaba, tampoco pudo él advertir la mano que ella siempre tuvo tan larga.

"Si hay algo que siempre me sobrecogió, fue el modo con que dos almas, que se saben gemelas, lo disimulan porque quieren guardar su secreto tanto, tanto... que lo guardan para ellas mismas" 

&&&&&

Y termino diciendo que aunque a algunos les suene esta música como canción de uno de esos anuncios de dulces de Navidad, antes fue la Danza Eslava nº 2 de Antonin Dvorak. Por estas que es verdad.







No hay comentarios:

Publicar un comentario