jueves, 15 de diciembre de 2016




LA FELICIDAD

.
Siempre pensé que la felicidad es como un rompecabezas de infinitas piezas que nunca llegan a ensamblarse porque, si por una de aquellas llegaran a hacerlo, se perdería la ilusión y chispa que pusimos con tanto empeño.

Creo que la felicidad no es algo que esté al final del camino, sino en cada una de sus vueltas y recodos, disfrazada además de las cosas más bellas. 

Como por ejemplo, aquella caricia que aún sigue permaneciendo en nosotros al recordarla, como ese abrazo que nos dieron la otra tarde aunque fuera por teléfono, como esa palabra que nos dijeron más azul que todo el que hay entre el cielo y el mar, y también la sonrisa de un hijo, la belleza de una tarde, el impactante paisaje o escuchar, por ejemplo, este allegretto de la Pastoral en su quinto movimiento.



2 comentarios:

  1. Y también lo que se siente al leerte.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Candela. Feliz tú también me haces cuando me lees. Otro beso para ti.m

    ResponderEliminar