jueves, 19 de enero de 2017




CAMINANDO

.
La había visto otras veces caminando por la playa o sentada junto al malecón cuando caía la tarde, preguntándose las olas que por qué olía tan bien el aire.

Hoy, muy cerca de la playa, esperé su regreso y, venciendo ya la hora, preguntábase el aire que por qué bailaban tan bien las olas.

La vi venir de frente, misteriosa su mirada, alejarse su preciosa espalda, un corazón agitado y dos sonrisas en el alma.

El amor a primera vista ¿es el mejor de los amores? No es que sea de todos el mejor sino el único verdadero, dicen, aunque a veces se guarda eterno o hasta que pasa un poco de tiempo.

No quise saber su nombre porque además habría de inventarse pues no puede existir nombre en el mundo, que suene tanto a latido y a música juntos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario