martes, 7 de marzo de 2017




AUNQUE NO LLUEVA

.
- ¡Cómo me gusta que me beses bajo un paraguas!
- ¿Aunque no llueva? - le preguntó él.
- Aunque no llueva, pero si llueve... mucho mejor - respondióle ella.





- Pues a mí me gusta esa forma en que te abandonas cuando te abrazo.
- ¿Aunque no llueva? - le preguntó ella.
- Aunque no llueva, pero si llueve... mucho mejor - le contestó él.
- ¿Y eso por qué?
- Pues porque me encantan los paraguas, también esos tonos de grises que repintan el día y las lluvias aunque no lluevan. 
- ¿Cómo que no lluevan?
- Pues me gustan también las que no llueven ¿qué pasa? - le dijo él levantándole la barbilla - pero más si llueven, y también el despertar de la mañana y ese perfil caribeño que tienes bajo las sábanas.
- Pero si no se me ve...
- Pero yo lo noto.
- ¿Y te gusta?
- Me encanta.
- ¿Aunque no llueva?








2 comentarios: