jueves, 2 de marzo de 2017




LAS HOJAS DEL RENCUENTRO

.
Aquel amor llegó a alcanzar entre ellos unas cotas tan extremadamente altas y a poner el listón tan arriba que fue imposible mantenerlo con esa misma fuerza con que hasta ahora lo habían hecho.

Así que un día, sin ninguno tomar ventaja, espontáneamente y casi al unísono, pensaron que no habría mejor forma de sublimar aquel amor que dejarlo suspendido en ese aire que juntos tantas veces respiraron.

Lo decidieron esa mañana, nada más despertarse. Dieron un paseo por la orilla y, mientras hundían sus pies en la arena de aquella playa vieron cómo las olas borraban las huellas de sus pisadas ¿Era la señal de que todo acababa?.

Muchos meses después, una tarde, como habían acordado, volvieron a encontrarse en un parque que les sonrió con el abrazo de sus recuerdos. Entonces, se fueron caminando bajo la arboleda mientras se cruzaba, bajo sus pies, un remolino de hojas secas. Eran las hojas de ese amor que, pasada la convalecencia, les seguía perteneciendo.





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario