viernes, 30 de junio de 2017




CANCIÓN DE MADRUGADA

.
Desearía tanto que estuvieras aquí... pero no porque distingas el infierno del paraíso o el azul del cielo con el dolor. No, ni tampoco porque no sepas diferenciar los verdes campos del frío del acero o la suave sonrisa de un tupido velo, pues a mí eso me da igual.

Lo que sí deseo es que estuvieras aquí conmigo porque contigo, más que con nadie, aprecio la diferencia que hay entre ti y el más bonito de los valles, entre los de cualquier mujer y tus andares, o entre el rojo color de las cerezas y lo preciosa que te pones hasta cuando despiertas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario