jueves, 10 de agosto de 2017




A VECES ME DA POR PENSAR

.
Cuando a mitad de la tarde cavilo meciéndome en este balancín de cáñamo y lino, llego a la conclusión de que, justo aquí, puede comenzar una nueva vida.

Una vida mejor, una vida diferente de donde se desgajaron obligaciones, pero que se envuelve en el permanente deseo de permanecer al lado de esa persona que quieres.

Me gusta pensar en la placidez de la tarde dorada que entra por tu ventana para que la invites a un café. Sueños de amores perdidos que se fueron en aquella insulsa temporada para reaparecer en otoño con su rebequita abrochada. 

Literaturas mal leídas pero comprendidas, tras este adagio que encandila, el regusto del café, un paseo, añoranza con la madrugada vencida y el bienestar de la palabra amiga.

El futuro es lindo, me contó un espadachín argentino que sableaba al aire con decisión pero con poco tino. 

Así que... déjate llevar, no te impongas nada, pero observa y mira, lee cuando te apetezca, escucha a la música, ama y no intentes averiguar tu destino, pero tómate de vez en cuando, una copa del mejor de los vinos.





2 comentarios:

  1. Me encanta lo que has escrito y la música con la que lo has adornado.

    ResponderEliminar
  2. Pues me encanta que te encante, gracias Tracy. La música desde luego es maravillosa.

    ResponderEliminar