miércoles, 30 de agosto de 2017



LA TERNURA
.

Si alguna vez, los lingüistas de todo el mundo tuvieran que reunirse para definir la ternura, jamás llegarían a aproximarse, ni por asomo, a la que esta fotografía provoca.





martes, 29 de agosto de 2017

ESCUCHITAS DE UNA MUJER

.
Fue ante una taza de café cuando, en una tarde desvaída, de árboles pelados y un viento por los callejones gritando, ella le dijo... 

- ¿Sabes? Si es ese el adiós, no habrá nunca nadie tan importante en mi vida como tú. Ya no importará que te odie, te eche de menos o te haya olvidado, pues siempre me quedará tu recuerdo. De nada valdrán las palabras, solamente el recuerdo. Ese recuerdo que ya nadie me podrá quitar, porque fuiste tú la única persona que hizo que yo sintiera que podía volar.

domingo, 20 de agosto de 2017




TAN JÓVENES

.
Cuando aparecieron los primeros nubarrones de aquel tirarse al vacío de lo desconocido, creyeron darse cuenta de que el amor es tan bonito pero por lo jóvenes que eran entonces.

Sin embargo, sumidos ahora en el centro del ojo del huracán, maldecían esa especial sensatez que dicen que da la madurez, que da la experiencia, pero tan alejada del candor y lo espontáneo, ahora que notaban que la vida los separaba de cuajo.

Pero cuando pasó la tormenta, comprobaron que sus jóvenes sentimientos, sin ellos saberlo, habían deambulado juntos por esos mundos.  








SI ALGUNA VEZ VAS A LA FERIA DEL NORTE

.
Hay que ver el follón que se armó, y en algunos reductos todavía se sigue armando, con lo de que a Robert Alman Zimmerman, le dieran el Premio Nobel de Literatura.

Pero... ¿tanta gente leyó su obra? ¿o solo se saben eso de que la respuesta viene soplando en el viento? Yo creo que algo de poesía sí que llevaría Bob Dylan en su alma cuando, lleno de admiración, hace ya muchos años, cambió su apellido por el nombre del poeta Dylan Thomas, un galés que manejaba sus versos con palabras que rebotaban unas con otras, agrestes y ásperas, pero diferentes a todo lo que hasta ese momento había leído. Creo que eso fue lo que le cautivó.

A Dylan Thomas el éxito le llegó en vida apreciándolo en las pausas que el alcohol le permitía para imaginar y explayarse. Hasta que un día, a los 39 años, llamó a su puerta un delírium trémens que lo cogió de la mano y se lo llevó para nunca más volver.

Hoy a la gente le extraña que al admirador de Dylan Thomas le hayan dado un premio ¿Pero es que acaso Dylan no canta mejor que cantaba Dylan? Pues hay quien dice que no, que a Thomas había que escucharlo cuando iba a tomarse, allá en su Gales natal, unas pintas de cerveza en los tabernacos del puerto.

Un día, leyendo uno de sus poemas, le vino una idea para escribir una canción. 





FLASHBACK

.
Escúchame amigo, si alguna vez vas por la feria, dime si sigue teniendo aquel pelo tan bonito que le caía sobre los hombros, cuéntame si conserva aún esa preciosa risa que le daba cuando El Látigo, aquella atracción de la feria, giraba rápido en la curva y la echaba contra mí, y dime si sus ojos siguen mirando como tú no sabes cómo miraban antes.

Si es así, cuando te cruces sin que ella lo advierta, tírale un beso que le roce la mejilla porque estoy seguro que va a notarlo, aunque sea levemente, aunque sea algo súbito que le traiga un lejano recuerdo pero sin saber de dónde le vino y cómo.

Si vas por la feria, amigo, cómprale una varita de algodón para que se le pegue en los labios y en aquella naricilla que tenía porque es así como la recuerdo.

Sube con ella en los coches de choque, pero no la achuches mucho que era muy frágil, ni te acerques tanto porque te pasará como a mí, que te embrujarán sus ojos.

Si vas por la feria, amigo mío, dile bajito para que nadie se entere, que quién me iba a decir a mí que cuando escuchara esta canción, me acordaría de ella cuando, juntos, veíamos los fuegos artificiales desde la gran balaustrada del Paseo. 

Si vas por la feria, amigo, dile que la sigo queriendo aunque solo sea... aunque solo sea más que un poquito.








EL AMOR A PRIMERA VISTA

.
El amor a primera vista solo está a mirada y media de distancia, y en las frías noches de invierno, a un abrazo de Fahrenheit.

El amor a primera vista es de todos el más sincero, por ir a pecho descubierto, por no saber de intereses ni conocimientos, y por no existir esos... ¿oye, tú de quién eres? 

El amor a primera vista es el de actitud más entera y el de la pasión más loca, por el regusto que deja en tus labios el mar de su boca.

Pero lo mejor del amor a primera vista, es saber que ha sido cosa de dos y que jamás lo será de uno, aunque la eternidad siga siendo eso que nunca llega a entenderse.




jueves, 10 de agosto de 2017




A VECES ME DA POR PENSAR

.
Cuando a mitad de la tarde cavilo meciéndome en este balancín de cáñamo y lino, llego a la conclusión de que, justo aquí, puede comenzar una nueva vida.

Una vida mejor, una vida diferente de donde se desgajaron obligaciones, pero que se envuelve en el permanente deseo de permanecer al lado de esa persona que quieres.

Me gusta pensar en la placidez de la tarde dorada que entra por tu ventana para que la invites a un café. Sueños de amores perdidos que se fueron en aquella insulsa temporada para reaparecer en otoño con su rebequita abrochada. 

Literaturas mal leídas pero comprendidas, tras este adagio que encandila, el regusto del café, un paseo, añoranza con la madrugada vencida y el bienestar de la palabra amiga.

El futuro es lindo, me contó un espadachín argentino que sableaba al aire con decisión pero con poco tino. 

Así que... déjate llevar, no te impongas nada, pero observa y mira, lee cuando te apetezca, escucha a la música, ama y no intentes averiguar tu destino, pero tómate de vez en cuando, una copa del mejor de los vinos.