viernes, 15 de enero de 2016




PALABRAS PARA UNA PELI CON MÚSICA DE HORNER

.
Impresiona observar el rostro del hombre que piensa con estudiado sosiego - porque no es en verdad de veras - viendo cómo su mujer le deja.

El amor a primera vista, aviva esas emociones que deben guardarse en uno mismo. Es tal la felicidad, que del ala de su sombrero saltan unas gotas dando un enorme brinco, por no poder resistirse a tan desconocido latido.

Nada tan excitante como el amor prohibido, y si es contenido tiene además su puntito ¿Cómo la vería al galope de bella, que hubiera dado su brazo por ser de su lazo la presa.

Luego el apocalipsis de las armas y las alambradas, la estupidez en la conversación de sobremesa ¡Una patria! ¡Otra guerra! y, tras la guerra, la muerte.

El regreso, la lucha entre el respeto debido al hermano perdido, y la pasión, la decisión y más tarde, la huída y después el olvido.

Por la inmensidad de la pradera, una niña corre enamorada con su culo de carpeta.

Pero el olvido es el abono más propicio para que nazca el amor de nuevo que, sin saberlo, siempre estuvo ahí suspendido y en la niña dormido.


James Horner... ¡Te pasaste tres pueblos con la música!


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario