domingo, 20 de marzo de 2016



PRIMAVERAS DE MARZO Y PRECIOSAS LLUVIAS DE ABRIL

.
Sin parar de bailar, llévame al comienzo del amor, allí donde la belleza de tus ojos habita, desnuda y semidormida para verla despertar cada día. 

Llévame, sin dejar que tu baile cese, al comienzo del amor, allí donde las mariposas entrenan cada segundo, para revolotear dentro de mí con el deseo más profundo. 

Déjame abrazar tus caderas como se abraza una taza caliente de café negro en la más fría tarde de enero.

Bailando, pero siempre bailando, llévame adonde el amor comienza y de ahí al infinito pues ése no tiene término ni fin, entre primaveras de marzo y preciosas lluvias de abril.






No hay comentarios:

Publicar un comentario