sábado, 19 de marzo de 2016



UNA HISTORIA DE LAS QUE VAN QUEDANDO POCAS

.
Cada mañana, en el acogedor Café de Oriente, sito en la misma Plaza de Oriente de Madrid, entre expresos, tostadas y cruasanes calientes, se hace todos los días un simpas este peculiar cliente.

Yo lo vi hace ya tiempo en unos meses en los que iba a desayunar por allí. Aunque igual entonces era su padre o su abuelo ¡quién sabe! que le enseñaron el oficio. 

Pero en fin, desde luego era muy callado, a veces no decía ni pío pero, eso sí, se le veía muy buena gente. Recuerdo que un día, igual le caí simpático como también él me cayó a mí, me invitó a café. Se conoce que allí tenía crédito.

*************

Ahora que me acuerdo... en Cádiz también hay un Café en la Avenida, donde entran un par de pajarillos que se llegan hasta el fondo, están allí unos segundos y salen para a los pocos minutos volver a entrar. Pero con esos, la verdad, nunca crucé palabra.




2 comentarios:

  1. Me gustó tu historia y su final.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo, Tracy, creo que es una bonita historia.

    ResponderEliminar